Hermano, te miro y me relamo

Hermano,
te miro y me relamo, hermano,
y pienso: mi vida es distinta,
¡soy el amo!,
el amo de la tierra, y la rompo,
y la mato y la destrozo
pero con elegancia,
que yo soy de la parte buena.

Hermano,
yo no entiendo porque te quejas,
y gritas y lloras y me dejas,
sin las materias primas
que yo tengo derecho a esquilmar,
por tu deuda,
que debes y debes mucho,
de lo que te he robado.

Y no me digas que tienes hambre,
hermano
Ya se vé,
que soy afortunado,
de no ser sucio y pobre como tú,
y no me digas
que es injusto
y que yo tengo la culpa
de que hayas nacido ahí,
de que no tengas agua,
ni alimento,
y de que casi te falte el aliento,
hermano,
que ya bastante tengo,
con pagar las letras de mi coche
y mi televisor, de plasma, eso sí,
que mantengo encendido a la hora de comer,
y otra vez, que vienes tú,
a joderme la comida,
con tus moscas y tu sangre,
hermano.
Y ya cambio, que las lágrimas
hace tiempo que se me secaron,
que no se lleva ser llorón,
aunque si solidario,
desde mi casita, sentado en mi sillón,
hermano,
hecho a mano,
por los dedos de tus hijos, hermano,
que algo tienen que hacer,
digo yo,
y no el vago como tú.

Hermano,
no me mires a los ojos
que voy a evitarte,
voy a decir que no te conozco,
no me hables
y sobre todo,
no me llames hermano,
delante de la gente.

Adicada ó meu compañeiro e amigo Pableras, que tanto teño que agracederlle. Unha aperta.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s