Capítulo XII: Jarabe de palo

Comisaría central de Lavapiés
Comandancia de Policía de Madrid
Dirección General de Policía


Asunto: Altercado en el templo Al-Hassus, sito en Calle Bautizados, nº 7

Expediente: 55/4445555/B

Informa: Juan Matojos González , nº de placa 7774522

*********************************************************************************************

RESUMEN:

Estando cubriendo la patrulla habitual en el sector sur de Lavapiés, a la altura del nº 4 de la calle Bautizados, detectamos desde el coche Z a un grupo de gente que parecía envuelta en algún tipo de altercado . Tras detener el coche, intervenimos y entre la confusión localizamos al responsable del incidente, identificado como Lisardo Pena Carrodeguas, de 76 años de edad, jubilado, de paso en la capital; pese a sus reticencias finalmente lo introducimos en el coche y lo trasladamos a comisaría para tomarle declaración, la cual consta a continuación:

Agente: Dígame su nombre, por favor …

Sujeto: ¿Outra vez ? Xa llelo din á rubia da entrada!!

Agente: Por favor, si es tan amable de repetir …

S: Cajon… Lisardo Pena Carrodeguas, vello i escalabrado !!

A: Don Lisardo… ¿es usted natural de? …

S: Son sevillano !! Non che digo …

A: Le ruego que colabore, que está usted denunciado por agresión a un ciudadano norteafricano

S: ¿A quén?? ¿Ó mouro?? Estívolle ben!! e máis que había levar!!

A: Por favor, cálmese … dígame, ¿qué le llevo a usted a entrar en el templo?

S: Pois mire, estaba moi encendido eu … e polo merdán do meu neto.. sabe ? … (aquí el testigo
baja la voz) .. volveuse maricón!!

A: Eh … bueno, entonces usted decidió entrar en el templo digamos para tranquilizarse ….

S: Tranquilizarme, o carallo!! Se o teño diante capoo !! Fun rezar pra que lle volvese o sentido, e púxenme alí nun banco moi feituco mesmo diante do altar, que moito me estrañou que non houbese santo ningún no retablo !! Só había unhas cruceciñas así, medio tortas … pero, mire, se os pobres non teñen pra encargar figuras, que lle ían facer ; na capela de San Clodio, alí en Carragueiro, botámoslle trinta anos sen imaxes, que as levaron pra un museo e ós pobres que nos fodan, que iso tamén róncalle o nabo, non lle parece??

A: ¿……? Por favor, Don Lisardo, cíñase a los hechos

S: ¿Qué me tiña qué? Oiiii … xa non estou pra teñiduras, rapaz!! Isto xa vai pró desguace, mentende??

A: Ehh… a ver … usted estaba allí rezando, bien … ¿en qué momento se produce el altercado con el
denunciante?

S: ¿O mouro?

A: El denun … sí, el moro!!!

S: Cona, xa llelo dixen tres veces!! cando me quixo rouba-los zapatos!!! Pero vosté veu cousa á maneira, roubarlle os zapatos a un vello na Iglesia?? Cago na sombra que o trouxo, home !! E logo que o pillei e lle repasei o lombo co bastón, xa me viñeron os outros enriba, i eu mirando a ver se viña o cura ou o sacristán e nada, que só había mouros, e veña jamalajá, jamalají, e os mouros a min, i eu ós mouros … i eles Aljamají, i eu cagona reina de Saba, e cago na noite que vos trouxo, e veña xurar, ata que viñeron vostedes!! E logo, se lles habían dar uns cachiporrazos a aqueles pelexos, lévanme a min detido … Pero isto que é, home??

A: El denunciante …

S: Pero de qué delineante me fala, home? Outra vez co delineante!! alí non había máis que mouros!!

A: Mpfff…. el moro, como usted lo llama , afirma que le retiro los zapatos para hacerle las abluciones,
como es común en el ritual de los cristianos coptos…

S: E inda me quería levar tamén os calcetíns, o lercho!!

A: No, Don Lisardo .. sólo quería

S: Que mos regalou a sogra polo Nadal pasado, e ben finos que son, que eu ándolle moi mal dos pés, e cheiranme moito se non levo calcetín de lá, sabe ??

A: Don Lisardo, la secta o confesión copta representa una variante ….

A: E logo, habíallos deixar levar?? ai non!! E agarrei de bastón e veña, jarabe de palo!! JOJOJOJO … como berraba o condanado!!!

A: Oiga, Don Lisardo …..

En este punto del interrogatorio se personan en comisaría los familiares del anciano, que tras pagar la correspondiente fianza, se lo llevaron con gran alivio del que suscribe . Tras un diálogo con el diácono de la comunidad copta el incidente se cerró gracias a las sentidas disculpas de la hija del denunciado, que entre fuertes gritos y juramentos del citado Lisardo Pena Carrodeguas consiguió explicar el incidente al diácono, con lo queda resuelto el actual expediente ,y retirada la denuncia .

Madrid, a 23 de Mayo de 2005

capítulo anterior: Capítulo XI: Dime o que queiras, que eu enténdoche o que me dé a gana

Advertisements

Unha opinión sobre “Capítulo XII: Jarabe de palo

  1. jajaja.. non sei eu si os coptos farán ablucións jaja.. pero o capítulo estache simpático eh.. un xiro hacia o absurdo, da man da perspectiva de aldea do noso querido Lisardo. Estupendo

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s